Ahora que  llevamos días con bajas temperaturas, mucha humedad debido a la cantidad de lluvia caída en los dos últimos meses y que parece que la previsión va a seguir siendo la misma, desde Gasóleos Meruelo queremos tratar el tema de la temperatura a la que debemos tener nuestra casa, algo que siempre suscita discusiones,  para así poder disfrutar de una situación de confort, y porque no, optimizar nuestro consumo de gasoil.

Tenemos que partir diciendo que la temperatura de confort es un factor subjetivo ya que depende de la sensación que cada individuo tenga respecto al calor/frío que haga en una estancia determinada

La temperatura de confort, o confort térmico, es la temperatura a la que no tenemos sensación de frío ni de calor. Para saber cuál es la temperatura ideal para una casa necesitamos saber este valor, pero para obtenerlo tenemos que aprender que hay varios factores que influyen en ella.

La temperatura de confort varía en función de la actividad que se esté realizando. Por ejemplo, una temperatura que para una biblioteca sería válida, para una fábrica donde se realice trabajo físico será con toda seguridad excesiva.

Por eso decimos que hay varios factores que se deben tener en cuenta como la actividad física, el aire, o la cantidad de gente en una sala; pero hoy vamos a centrarnos en el supuesto de nuestra vivienda, y decir que son dos los más importantes:

  • Temperatura exterior
  • Humedad relativa

La temperatura exterior,  que afectará a nuestra temperatura de confort en el sentido de que iremos más o menos abrigados. En verano usamos ropa más ligera, por lo que es interesante que la temperatura de nuestra vivienda nos permita ir de la misma manera. Y lo contrario para el invierno: nos abrigamos más, así que debemos tener una temperatura en nuestra casa con la que podamos estar en manga larga.

La humedad relativa, si tenemos una temperatura ambiente constante pero varía la humedad relativa, nuestro cuerpo experimentará la sensación de que la temperatura ha cambiado. Es la denominada sensación térmica.

Según recomienda el IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía) la temperatura ideal de calefacción en espacios cerrados se sitúa entre 19 y 21 grados.

Y se estima que por cada grado que aumentamos la temperatura del hogar el consumo energético aumenta un 7%. ¿Para qué tener la casa a 23 ºC si a 21 ºC ya estamos bien? Esos dos grados de diferencia hará que nuestro consumo de gasoil suba considerablemente, además, ese aumento de temperatura provoca un exceso de calor y una sensación de disconfort térmico.

Estos valores de temperatura deberán ser mayores si la persona que va a habitar la vivienda es de edad avanzada o si su nivel de inactividad va a ser elevado.

La recomendación de Gasóleos Meruelo,  para conseguir una temperatura de calefacción ideal o, por lo menos, la más adecuada en cada momento, es que te decantes por sistemas de control y regulación de los sistemas de calefacción, ya que usándolos bien se consiguen  y aumenta el confort.

Disfrutarás de una temperatura óptima, controlando el consumo energético que se produce en tu vivienda y ahorrarás energía. ¡No lo dudes!

2018-02-06T18:04:38+00:00

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies